Num 454. Deshojando margaritas

Escrito el 23/10/2014 a las 13:18 § 0 comentarios

No sé cuando empecé a deshojar margaritas. De niña, supongo.

Debió ser a partir del instante en que tuve la certeza de que debía encontrar “el amor de mi vida” para ser feliz para siempre. Esta era la misión, pues.

Crecí, como mis amigas, entre cientos de “me quiere/no me quiere”. Montones de margaritas calvas y de pétalos al viento. Aiiiiiishhh.

Así fue hasta que un día, por casualidad, me equivoqué en el verbo. O quizás no, quizás no me equivoqué, quizás acerté. Y entonces le pregunté a la inocente florecita: ¿Me quiero o no me quiero? Y lo supe.

El único camino a la felicidad es el amor propio.

Nadie puede, ni debería poder, quererte más que TU misma.

 

a

Num 450. Estoy rehaciendo mi vida.

Escrito el 26/02/2014 a las 10:38 § 0 comentarios

a

 

Me lo preguntan. Últimamente, muy a menudo. Quieren saber si ya he rehecho mi vida . Aprovecho el post de hoy para explicarme:

Si. No del todo pero SI. Veamos: » Continuar leyendo «

Síndrome de Estocolmo

Escrito el 20/11/2013 a las 13:13 § 0 comentarios

g

A grosso modo, fue diagnosticado para definir el extraño comportamiento de apego que sienten algunos rehenes hacia su secuestrador pero para mí no solo se limita a casos de retención contra voluntad es, además, aplicable en muchos casos relacionados con la maternidad. En mujeres, en mayor medida y por lo que conozco.

En general, recién damos a luz, todo lo que tiene que ver con el niño nos parece delegable y compartible (primeros meses) pero poco a poco somos nosotras mismas las que nos sometemos a un secuestro voluntario creyéndonos imprescindibles. (Solamente yo podía dar el biberón a mis bebés porque solamente yo conocía la inclinación exacta para evitar los gases). » Continuar leyendo «

Sin miedo no puedes ser valiente

Escrito el 14/06/2013 a las 10:47 § 0 comentarios

 

Imposible ser valiente sin tener miedo.

Para ser valiente solo hacen falta dos cosas:

Tener miedo y atreverse.

!Atrévete!

Espacio Particular

Escrito el 09/04/2013 a las 10:39 § 1 comentari

 

                ”Sobretodo con múltiples, para la madre, conseguir ratos de privacidad en los primeros meses es más que una necesidad”. Post núm 61 escrito 04.05.09.

 

Con los primeros ya me pasó.

He descubierto de nuevo que el lugar de la casa donde prefiero estar es el wc. El lavabo.

Lo frecuento tanto como puedo pero, sobre todo, cuando vienen visitas. A escoger las vistas de confianza, aquellas a las que les puedo endosar los niños con tranquilidad, las que me permiten pasar el pestillo sin interrogantes.

Cierro la puerta y la felicidad me abre los poros. Sola, estoy sola, solita, sola. Y me siento con calma, invocando todos mis mundos, los viejos y los nuevos, sin tener que compartir espacio físico y mental con seres diminutos que lloran y babean. » Continuar leyendo «